La Embajadora recibe a Carlos Diego, joven talento de la lírica boliviana

      Su nombre es Carlos Diego Sarmiento, boliviano natural de Oruro. “Una voz entre millones”, como la ha definido su profesor de canto en la Escuela Superior de Canto de Madrid, Héctor Guerrero, durante el encuentro que ambos han tenido con la Embajadora de Bolivia en España, María Luisa Ramos Urzagaste.

      Carlos Diego lleva apenas cuatro meses residiendo en Madrid tras haber sido aceptado en la Escuela Superior. Un paso que le obligó a sacrificar su estabilidad laboral en Bolivia como ingeniero químico. “La lírica te engancha y no te deja. Salía de la planta y me dedicaba a la música”, expresó el joven tenor, quien no duda en identificarse plenamente como músico antes que ingeniero.

      Carlos Diego (izquierda), junto a la Embajadora Ramos Urzagaste (centro).

      Carlos Diego (izquierda), junto a la Embajadora Ramos Urzagaste (centro) y Héctor Guerrero (Derecha)

      Durante la entrevista, Carlos Diego detalló a la Embajadora detalles de sus primeras horas en Madrid y de cómo fue el proceso de ingreso en la Escuela Superior. También, sobre las complicaciones que está enfrentando en sus primeros pasos en el mundo de la lírica.

      La responsabilidad de inspirar al talento boliviano

      Hasta el momento, Carlos Diego ha participado en diversos festivales navideños de canto en Barcelona y Cuenca interpretando el Mesías de Händel. Dos pasos adelante hacia su gran reto en el mundo de la lírica: interpretar al Príncipe Calaf de la Ópera ‘Turandot’.

      Sin embargo, Carlos Diego reconoce que su mayor desafío ya lo está enfrentado y consiste en inspirar y estimular el talento lírico existente en su país. Porque “en Bolivia la llama está viva”, afirmó el joven tenor.

      Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
      Categories: Actualidad